web statistics
Especial el AVE llega a Málaga
Noticias y Reportajes
Historia: Del Virgen de Lourdes al veloz Pato

Hacen furor entre los muchísimos aficionados a las maquetas de trenes, sin duda porque hay pocos diseños más llamativos que estas balas planteadas. El Tren Articulado Ligero Oriol Goicoechea (Talgo) forma parte de la historia de este medio de transporte en España, también en Málaga, frescos aún los espectaculares resultados del Talgo 200 puesto en servicio en 1992. Hoy CAF y otras firmas nacionales como Comsa se han hecho hueco en la construcción de maquinas tractoras e infraestructuras dotadas con la última tecnología, pero desde 1941 hasta nuestros días esta compañía vasca ha sido un referente del tren español, y seguirá en esa posición gracias a sus nuevos productos, con el S-102, el llamado ‘Pato’, como principal apuesta de futuro.

Todo comenzó en agosto de 1941, cuando el ingeniero Alejandro Goicoechea llevaba a cabo con éxito la prueba de una solución singular para el guiado de los ejes de los vehículos ferroviarios. Se trataba de una estructura rodante, constituida por una larga armadura, realizada a base de módulos formados por triangulos isósceles, en cuyas bases estaban montadas unas ruedas unidas entre sí de tal forma que los ejes eran guiados sobre la vía evitando el ataque directo de las ruedas sobre el carril exterior de las curvas. Esta estructura rodante diseñada por Goicoechea alcanzó los 75 kilómetros por hora entre Leganés y Villaverde (España).

Talgo Vírgen del Pilar, 1950. Los trenes Talgo están y seguirán ligados a la historia del tren en España y en Málaga
Talgo Vírgen del Pilar, 1950. Los trenes Talgo están y seguirán ligados a la historia del tren en España y en Málaga
El 28 de octubre de 1942 se constituía Patentes Talgo, S. A., con el apoyo financiero de José Luis Oriol, y con el objetivo de desarrollar industrial y comercialmente este nuevo sistema, una de las más innovadoras concepciones ferroviarias de la historia. El Talgo I se construyó ese mismo año en los talleres de los ‘Hijos de Juan Garay’, en Oñate (Guipuzcoa) y en los de la Compañía M. Z. A. de Atocha (Madrid). La cabeza motriz del tren se fabricó en los talleres de Valladolid de la Compañía del Norte, y en sus primeras pruebas, entre Madrid y Guadalajara, llegó a circular a 115 kilómetros por hora. Ese registro llegaría a los 135 km/h. sólo dos años más tarde, en la bajada de La Cañada (línea Madrid-Ávila).

La primera apertura del régimen franquista en la década de los años 50 coincidió, como no podía ser de otro modo, con una colaboración de Talgo con Estados Unidos. Del país norteamericano llegaron a España tres locomotoras y 32 coches Talgo II, construidos en los talleres de la American Car an Foundry (A.C.F.), según proyecto y dirección técnica de ingenieros españoles de Talgo. También en 1950, en marzo, se pusieron oficialmente en servicio los nuevos vehículos con un viaje entre Madrid y Valladolid, y en julio la segunda serie de los Talgo comenzó su servicio comercial en la relación Madrid - Hendaya.
El tren ‘Virgen de Lourdes’ tardaba seis horas y media en cubrir ese viaje, cuyo pasaje costaba 400 pesetas, pero los pasajeros también disfrutaban del confort y la seguridad de estos trenes Talgo II, que estuvieron circulando hasta enero de 1972.

Los Talgo III comenzaron a rodar en 1964 y dos años más tarde alcanzaron por primera vez en la historia ferroviaria de España los 200 kilómetros por hora, en concreto durante unas pruebas entre Sevilla y Los Rosales. Otro bienio más tarde, se lleva a cabo el primer viaje oficial directo de un tren entre Madrid y París sin transbordo de viajeros en la frontera. En 1969 arrancó la explotación comercial del primer Talgo Internacional. Dotado con eje de ancho variable –una de las claves para el éxito de los Talgo 200 puestos en servicio en 1992 entre Málaga y Madrid–  los llamados ‘Catalán Talgo’ realizan el servicio Barcelona-Ginebra formando parte del Club de Trenes Express Europeos (TEE).

En 1972, un Talgo III con suspensión neumática logra un nuevo récord de velocidad con tracción diesel: 222 km/h en la línea Madrid-Barcelona. La puesta en servicio del primer Talgo Camas, entre Barcelona y París (1974) y, seis años después, del Talgo Pendular, fueron otros hitos destacados antes de que en 1988 la compañía española comenzara en 1988 un plan de expansión internacional con pruebas de este vehículo para la estadounidense Amtrak en el corredor Boston-Nueva York, y en las vías de la Deutsche Bahn (DB) alemana, donde alcanza los 292 kilómetros hora.

En Alemania y Japón

A comienzos de la década de los años 90 del siglo pasado, estos coches de pasajeros alcanzaron una velocidad de 500 km/h en el Banco de Pruebas de Munich. En 1992, DB compró 112 coches Talgo Pendular para su proyecto de lujo tren-hotel. Del éxito del sistema patentado por Talgo da buena idea que un año más tarde, la compañía japonesa Sumitomo Metals Industries, Ltd. adquirió un permiso para aplicar el sistema de Ruedas Desplazables (RD) a los bogies fabricados por esta importante empresa nipona.

En estos años empezaron a funcionar Talgo Deutschland GmbH, encargada del mantenimiento de los trenes Talgo de la Deutsche Bahn, y Talgo Rail Inc., cuyos trenes cubrirán la ruta entre Seattle (Washington) y Portland (Oregón). De este modo, la compañía española se convirtió en la primera europea con un servicio comercial en Estados Unidos. En 1994, una composición prototipo, el Talgo 350, alcanzó los 303 kilómetros por hora en el corredor Madrid-Sevilla y los 360 km/h. en la línea Göttingen - Hannover (Alemania).

En 1998, la empresa vasca firmó un acuerdo de colaboración con ADtranz para el diseño y construcción de las locomotoras Talgo 350. En 2000 se presentó el nuevo tren, que alcanzó los 340 kilómetros por hora ese año y los 360 el siguiente. Hace sólo cinco años, un tren Talgo XXI (BT) –empleado estas semanas en las pruebas de la línea AVE Córdoba-Málaga– batió el récord mundial de velocidad con tracción diesel (256 kilómetros por hora) y un Talgo 350 el registro máximo de velocidad en la red español, al circular a 362 km/h en la vía de la nueva línea Madrid-Barcelona. Los ‘Pato’, construidos por el consorcio Talgo-Bombardier, ganaron un concurso de Renfe para el suministro de 30 trenes, algunos de los cuales surcarán la nueva línea de Málaga. Portugal, Francia, Italia, Suiza, Argentina, China, Kazajistán y Rusia son otros países en los que circulan trenes de la compañía Talgo.

 

La tecnología TALGO

Tren articulado: La composiciónde los Talgo está formada por coches remolque corto apoyados en un juego de dos ruedas que son comunes a dos coches consecutivos.
Ligero: Los coches están construidos con aluminio.
Bajo centro de gravedad: Permite bajas cotas de todas las dimensiones verticales.
Ruedas independientes: Las ruedas no poseen un eje común, por lo que pueden girar cada una independientemente de la otra.
Cambio automático de ancho: Mediante un sencillo mecanismo de rodadura desplazable, los trenes pueden circular por ancho nacional o internacional.
Pendular: El sistema de pendulación natural (oscilación de las cajas de los coches respecto a las ruedas) permite contrarrestar la fuerza centrífuga en las curvas haciendo que los trenes Talgo puedan circular a mucha mayor velocidad.
Talgo 200: Estos trenes, que ahora serán sustituidos en el AVE de Málaga por los Talgo S-102 (Pato) y los S-103, fabricados por Siemens, han llevado desde 1992 a más de diez millones y medio de pasajeros en Málaga.